domingo, 30 de octubre de 2016

"Tentempié a medianoche."

Una sórdida noche en una de las calles más concurridas del París de 1760. Bell se encontraba realizando uno de sus servicios en el prostíbulo con más renombre de todo país. Cuando Francesca escuchó ruidos y gritos, supo que otra vez lo había vuelto a hacer.

Aceleró el paso escalera arriba, sabiendo lo que iba a encontrar segundos después y ordenando a todo el mundo que encontraba a su paso bajar rápidamente al vestíbulo. Preparó a las chicas para distraer al resto de clientes en el gran salón, no quería que nadie fuese testigo de lo que en la primera planta acababa de acontecer.

Minutos después de desalojar la planta, entró con paso decidido, observando el charco de sangre.
–Bell ¿Cuántos van ya este mes? ¿Cinco? ¿Qué te ha hecho esta vez? ¿Una nalgada demasiado atrevida?– Puso la mirada en blanco cuando se encontró con los ojos de la bruja, cubierta de sangre y un cuerpo inerte en el suelo. El señor Evans. Entendía por qué lo había hecho, ese hombre siempre había sido un ser repugnante. Pero allí, en su negocio… ¿Qué pasaría si se corriese la voz de que una de sus prostitutas iba asesinando a sus clientes?

–Bell, no olvides que eres una más aquí. De las mejores chicas que tengo, cierto. Por eso sigo aguantando estos ataques de histeria. Pero deberías dejar de intentar colmar mi paciencia.– Cogió las sedosas sábanas de satén que cubrían la cama de la habitación y las pasó por encima del cadáver.

–Oh vamos, Francs, ese tipo se lo merecía y lo sabes muy bien. No ha sido para tanto, creéme.– Francesca ignoró sus palabras, tenía demasiadas cosas en la cabeza ahora mismo como para intentar que Bell entrase en razón. Si de algo estaba segura, es que después de un atracón, Bell no era una persona razonable.

 –¿Cómo vamos a hacerlo esta vez? Estoy cansada de cortar trozos. Dejaré esta planta desalojada para ti durante un par de horas. Espero que para cuando vuelva te lo hayas terminado y queden solo los huesos que servirán para avivar el fuego de la caldera. Sino, Bell te lo advierto, estarás fuera mañana mismo.

Bajó al vestíbulo y entabló conversaciones con clientes y prostitutas, intentando averiguar si se habían percatado de algo de lo sucedido arriba. Nada. Menos mal, con suerte Bell se acabaría dando el banquete de su vida y esa noche solo habrá sido una más para el resto del mundo. Un ruido la sacó de su ensoñación y disculpándose con los allí presentes, volvió a subir, agudizando el oído. Al entrar encontró a Bell relamiéndose los labios, dejando un último hueso sobre la sábana.

–Muy bien, Bell. Mañana nos ocuparemos de los restos. Y prepárate porque será un gran día. Ahora, descansemos. Después de esta noche, espero que no vuelva a pasar algo así en mi club. Si te apetece darte un festín, te vas al callejón. Pero en mi local no vuelvas a hacerlo o te juro, que arderás en el infierno y sabrás de verdad lo que es el miedo.– Francesca apreciaba a Bell, la acogió en su día como la hija que nunca tuvo, por eso consentía tantísimos asesinatos y le daba una oportunidad más cada día. Creía conocerla. Pero lo que ella no sabía de la bruja, es que esta, ya había ardido antes en el infierno y vuelto de esas mismas cenizas para seguir con su locura y lograr llevar a cabo su venganza.

Para el concurso #historiasdemiedo con @Zendalibros e @iberdrola

lunes, 24 de octubre de 2016

Todo lo que nunca te dije lo guardo aquí.

Hoy os vengo a hablar de un libro especial para mí. Que llegó en el momento exacto y lo disfrute muchísimo.

"Todo lo que nunca te dije lo guardo aquí" es la primera obra de la autora Sara Herranz, increíble ilustradora y fue publicado por Lunwerg Editores.

Sara nos cuenta, mediante ilustraciones en blanco y negro con un toque rojizo y un texto que cala, como es dejarlo todo y mudarse a otra ciudad, Madrid.
Nos cuenta el mundo real de las relaciones sentimentales. Cómo es enamorarse, vivir el desamor y las fases de una ruptura, capaces de rompernos en corazón. 
De cómo usa las fiestas, a los chicos que conoce en ellas y el alcohol para olvidar el desengaño de un amor fallido. Como vuelve a resurgir de sí misma para volver a enamorarse.

Sigo desde hace tiempo el trabajo de Sara y es increíble como, a través de una ilustración, puede transmitirnos tanto. Como puede contar historias complejas, historias tan llenas de vida. Y esas frases con las que, cada uno de nosotros, nos vamos a sentir muy identificados.
Sin duda es un libro diferente a lo que estoy acostumbrada a leer pero recomendadísimo. No os vais a arrepentir de disfrutar de él.

Mi enhorabuena por el gran trabajo que ha hecho y gracias por permitirnos disfrutar de este tesoro. 

>> La noche nos hizo valientes para revelar los secretos que no podemos confesar estando sobrios. <<


martes, 18 de octubre de 2016

Un monstruo viene a verme.

Sé que se ha hecho esperar, pero por fin la tenéis aquí. Una de las reseñas más especiales que haré en mucho tiempo.

“Un monstruo viene a verme” es obra del escritor Patrick Ness, también autor de “Los demás seguimos aquí”. Y ha sido publicada por la editorial Nube de tinta.


Connor es el protagonista de la historia y esta nos cuenta como, un día, a las 12:07 de la noche se presenta un monstruo en la puerta trasera de su casa para contarle historias. Tres historias, para ser exactos. Después de esto, Connor tendrá que contarle a él una cuarta historia, LA VERDAD.

A través de las páginas, el autor nos dará pinceladas de cuál es esa verdad a la que Connor tiene tantísimo miedo, hasta descubrirla al fin. Una verdad que duele pero a la vez, será la cura.

“Si dices la verdad, podrás enfrentarte a todo lo que venga.”

Avanzaremos en la historia descubriendo la relación de Connor con su familia, con sus compañeros de colegio y con el monstruo, su compañero de vida.

Veremos el carácter débil de su padre. La fortaleza, la lucha y el amor de su madre. La frialdad y esa coraza donde esconde la vulnerabilidad ante la situación que tiene que vivir de su abuela. La rabia de Connor y la forma de manifestarla. La sabiduría del monstruo. 
_

El autor consigue que nos pongamos en la piel de Connor, que sintamos lo que él siente y os aseguro que se os encogerá el corazón.

“Un monstruo viene a verme” es una historia que nos habla del amor, de la familia, del miedo, de la superación, la valentía, el bullying. 

Nos enseña a enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestros miedos. Al peor de todo, el miedo a la pérdida.

Nos pondrá los vellos de punta de principio a fin a medida que avanzamos en la historia. Nos hará reflexionar y al terminar, querremos abrazarla muy fuerte, a ella.

Abriremos nuestro corazón y nuestra alma. He llorado muchísimo con este libro pero lo he disfrutado muchísimo más. Cada lágrima, ha merecido la pena. Es una historia que, con total seguridad, no dejará indiferente a nadie. Es emoción, aprendizaje, superación, reflexión. Es paz. 


Estas 200 páginas tienen magia, emoción y te tocan el corazón. Igual que ha conseguido hacer J. A. Bayona con su increíble y perfecta adaptación cinematográfica. Y qué casting, que maravilla, por favor. 

Lewis MacDougall en el papel de Connor es impresionante. Toby Kebbell en el papel de su padre. La gran Sigourney Weaver en el papel de su abuela. Y la maravillosa Felicity Jones en el papel de la madre de Connor. Por no hablar de Liam Neeson en el increíble papel del monstruo. Es que, creo, no podría haber sido mejor. 

Iba reconociendo cada diálogo, cada escena es exactamente como me la había imaginado días antes mientras lo leía. La forma en la que la película narra las historias que cuenta el monstruo y como lo enlaza todo dando forma a esos dibujos.

Cuando terminé de llorar y conseguí salir de la sala del cine, estaba sin palabras. Después en casa recordaba momentos y a día de hoy, escribiendo esto, sigo emocionándome.
Este viernes repito, esta vez con mi madre y estoy segura de que saldré del cine con el corazón en un puño y un poquito más humana.

“"Tu vida no la escribes con palabras, la escribes con acciones. Lo que piensas no es importante. Lo único importante es lo que haces."




lunes, 10 de octubre de 2016

33 Razones para volver a verte.


La primera reseña que os traigo al blog es sobre el último libro que he tenido la suerte de leer y me ha dejado gratamente sorprendida.

33 Razones para volver a verte” es obra de la escritora Alice Kellen y ha sido publicado con la editorial Titania. Otras lecturas de la autora serían “Llévame a cualquier lugar” o “Tal vez tú”.

En este libro la autora nos empieza hablando de cómo Rachel, nuestra protagonista, pierde a su madre y su padre decide que es hora de mudarse a una nueva ciudad y empezar una nueva vida. Nos cuenta la historia de cómo los destinos de Mike, Luke y Jason se unirían para siempre al de Rachel. ¿Para siempre?

Once años después de haberse conocido, ocurre un suceso desafortunado y desolador, el cual hace que los caminos de estos cuatro amigos se separen y cada uno siga con su vida sin saber nada del otro hasta cinco años después, cuando vuelven a reunirse por la casualidad.

Ahora Rachel es fría, distante, solitaria. Trabaja desde casa y solo confía en “Mantequilla”, su gato.

Un afortunado encuentro con Jason le hace recordar todos los momentos vividos con los chicos, los cuales está convencida en dejar atrás. Pero, por supuesto, no le será nada fácil. Sobretodo cuando se encuentre cara a cara con Mike y florezcan todos los sentimientos que creía olvidados.

Esta novela nos habla del amor no solo romántico, que también, sino del amor familiar, del amor de la amistad. Nos habla del sacrificio. Nos enseña, a lo largo de los años en los que transcurre ese principio, un crecimiento y madurez de los personajes increíble. Vamos creciendo con ellos, viviendo sus aventuras y sufriendo sus desengaños y los golpes que reciben. 

Me gusta mucho que la historia empiece enseñándonos, a través de los años, la ternura de Rachel, esa relación tan especial que tiene con su padre y cómo Mike se convierte en uno más de la familia, hasta llegar a convertirse en alguien imprescindible para ellos. Y como ese personaje va evolucionando a quién es Rachel en la actualidad. 
Me encanta la ternura que transmite Mike, cuando nos dice que, para tranquilizarse, cuenta estrellas pero prefiere sus pecas. Ese cielo estrellado en el techo de su habitación. La unión y amistad de Rachel y Jason. Y la frescura y descaro de Luke.

La incertidumbre de querer saber qué pasará cuando todos vivan bajo el mismo techo. Por qué Mike decidió traicionar a Rachel. Qué dirán sus ojos cuando se encuentren, por primera vez, después de tanto tiempo. Qué historia esconde. Conocer más sobre su relación, la evolución de amistad con los chicos, las locuras,… nos hace devorar el libro en cuestión de horas.

A mí, personalmente, me gustó muchísimo. Y estoy deseando leer “23 Otoños antes de ti” y conocer la historia de Luke y Harriet. Porque lo que pasa en Las Vegas, no siempre se queda en Las Vegas.




<<  No hay pecas suficientes para todos los “te quiero” que siento cada vez que te veo. >>


¡Bienvenidos! Hablemos de magia.


La magia de las palabras. Este blog ha sido creado para el uso y disfrute de todo aquel que ame, como lo hago yo, todo lo relacionado con la literatura, los libros y los universos en los que nos introducen dichos libros. 

Mi propósito es daros a conocer alguna de las maravillas literarias que he tenido la suerte y el placer de disfrutar. Puede que las conozcáis o no. Y, en parte, para eso estoy aquí. Para hacéroslas llegar de algún modo y animaros a compartirlas. 

El mundo de la lectura me atrajo desde bien pequeñita y a mis 24 años la sigo disfrutando como si fuese esa niña de 12 años que soñaba con vivir aventuras, montar en un dragón y ser la bruja del cuento. Porque todos sabemos que es mucho más divertido el lado oscuro.

En este blog disfrutaremos de reseñas, noticias, unboxings y mucho sentimiento. Las opiniones están basadas en mi punto de vista y lo que yo he visto y sentido leyendo. Una vez por semana os traeré la reseña de un libro que me guste o quiera compartir con vosotros. A lo largo de la semana intentaré tener el blog actualizado con noticias sobre presentaciones, autores, nuevas publicaciones… 

Gracias por la acogida y anímate a sumergirte en un límite infinito.